lunes, 20 de noviembre de 2017

Suplementos, polvos o extractos?

Todos sabemos cuán importantes y fundamentales son las vitaminas y los minerales para nuestro bienestar físico y psicológico. Sabemos que los alimentos están compuestos por una serie de sustancias conocidas (Carbohidratos, Proteínas, Grasas, Vitaminas, Minerales, etc) pero también aquellas aún desconocidas por la medicina actual. Existen algunas sustancias o elementos que aún no han sido descubiertos, pero no por ello dejan de estar presentes. Cada día la ciencia hace indagaciones que continúan revelando más y más elementos nutritivos que se encuentran en los alimentos.

Como hemos explicado anteriormente, el cuerpo es un todo, un conjunto perfecto que trabaja de manera meticulosa y armónica, como cualquier elemento de la naturaleza en donde cada eslabón ayuda a forjar la cadena, nada sobra y nada debe faltar, esta todo perfectamente calculado. Lo vemos en la naturaleza y sus perfectos ecosistemas, los animales, insectos y plantas que se autorregulan, conviven y trabajan en sinergia de una u otra manera.

En el caso de nuestro cuerpo, todos los elementos nutritivos son esenciales para que pueda desarrollar todas su funciones vitales en óptimas condiciones. La ausencia de ellos deriva a múltiples desequilibrios, en el deterioro de nuestra salud y energía vital. Las cantidades que requerimos de algunos son mayores que otros y en el caso de aquellos elementos de los que necesitamos cantidades mínimas estas son indispensables, como es el caso de las vitaminas o los minerales, micronutrientes fundamentales.

Debemos recordar que las vitaminas o los minerales funcionan en sinergia con otros elementos nutritivos que componen el alimento. Tomar hierro o vitamina B12, en cápsulas o en el formato que sea, no es asimilable por el cuerpo. Para empezar estas vitaminas o minerales suelen ser totalmente inorgánicos, están aislados, fragmentados y altamente procesados. Así mismo, estos elementos fragmentados son desprovistos de una gran cantidad de elementos nutritivos como otras vitaminas, minerales, ácidos grasos, aminoácidos, agua, fibra, etc que vienen en el alimento original y contribuyen a su asimilación.

Cuando una persona sufre de una deficiencia en nuestra sociedad, probablemente no se deba a que no esté consumiendo esa vitamina o mineral en su alimentación. Hoy día aquellos que contamos con el privilegio de tener comida en casa, montarnos en un coche y en 10 min estar en un supermercado con una variedad y abundancia desmedida, restaurantes por doquier, comida en el refrigerador, picar aquí y allá, tapas, come de esto o come de aquello. Por la parte de la alimentación, comida es lo que menos nos hace falta.

A veces una deficiencia se debe a que nuestro cuerpo no está asimilando bien los nutrientes ya que hay factores tanto en la alimentación como ajenos a la alimentación que pueden estar afectando sus procesos naturales. Además de ello, si es cierto que existen alimentos más asimilables debido a que están más adaptados a nuestra fisiología y nuestro cuerpo es capaz de satisfacerse y aprovecharlos plenamente. En caso de tener una deficiencia sugerimos incrementar el consumo de alimentos en su estado más natural y menos procesado y respetar las combinaciones de los mismos. Los alimentos de origen vegetal, pero sobre todo las frutas y los vegetales son una fuente de macro y micronutrientes de mayor asimilación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario